Comenzando la cuenta atrás, comprar minicunas

No hay nada más grande para una mujer como estar embarazada, para aquellas que lo ansían, verdaderamente es el estado más perfecto en el que se puede estar. A pesar de que muchos lo consideren casi una enfermedad, porque en realidad tienes dentro de ti una nueva vida que te está quitando parte de la tuya.

Lo más grande que te puede pasar en la vida

comprar minicunasPero esa es solo la concepción de unos pocos que no saben reconocer la gran magnitud de lo que significa tener la vida de parte de ti y de la persona a la que amas dentro de ti creciendo. El amor que una madre siente hacia su hijo se gesta incluso antes de estar embarazada, por eso, en el momento en el que lo estás, ya lo amas como si le conocieras de toda la vida.

Pero dejando un poco de lado el sentimentalismo, tener un bebé significa también compras. Las compras que tienes que hacer están relacionadas con el bebé y eso a las chicas nos encanta, comprar minicunas por ejemplo será la primera opción, porque piensas que será demasiado pequeño o pequeña para una cuna tan grande.

Y en realidad lo es, porque incluso te recomiendan hacer arrullos con mantas o toallas y ponérselas alrededor para que se sienta protegido.

Después de la minicuna, la cuna y la ropa, las cosas para el aseo, el paseo y un montón de monadas que no pueden faltar.

Prepararlo todo para la llegada del bebé

Y todo esto lo tienes que tener preparado alrededor de los 7 u ocho meses de gestación, nunca sabes lo que puede pasar, y llegando a esa etapa ya puede ser que el bebé por cualquier circunstancia quiera venir al mundo y por tanto debes estar preparada. Aunque lo mejor es que nazca en su fecha, cuanto más se acerque a las 40 semanas mejor, tendrá mejor peso y su desarrollo será más apropiado para enfrentarse a los nuevos estímulos.

La mamá también tiene que preparar su maleta para cuando tenga que ir al hospital. Lo recomendable es hacer una lista con lo que necesita el bebé y lo que necesita la mamá para que no se te olvide nada.

Recuerda que necesitarás muchas cositas que pueden olvidarse, por ejemplo ropa interior en abundancia para ti, o el cepillo de dientes. Algunas no pueden dejar detrás el maquillaje. Pero sobre todo no olvides las cosas de tu bebé.

Tendrás que tener en cuenta por supuesto la estación del año en la que vaya a nacer, pero sí que es cierto, que sea verano o invierno, los bebés recién nacidos necesitan la manga larga.

Con el paso de los días si tu bebé ha nacido en verano, podrás ir poniéndole ropa más adecuada a la temperatura. No es recomendable abrigar en exceso a los bebés.