Aprender a leer

No existe una edad específica para que un niño comience a leer. Ni siquiera existe una pauta establecida. Son solo algunos criterios de padres y profesores los que llevan a un niño a finalmente saber a leer.

Pero se ha estudiado realmente la potencia de un niño para el aprendizaje en general. Esta es una cuestión que resolvería muchas dudas en el método educacional actual. Sin embargo, no existen muchos estudios al respecto. Lo que sí es cierto es que un niño es perfectamente capaz de leer con tan sólo 3 años e incluso menos.

Una vez los niños asimilan las letras, se le entrena a partir de juegos, entretenimientos en los que el aprendizaje se produzca de forma espontánea, sin ni tan siquiera saberlo el propio niño.

Metodología correcta

Aprender a leerPor poner un ejemplo. Pongamos que jugamos a los detectives con nuestros hijo que no sabe leer, vamos poniendo pistas por toda la casa, de tal manera que el niño sienta interés y curiosidad por el juego y ello le motive a querer averiguar qué pone en la siguiente tarjeta que le llevará más cerca del premio o con lo que estemos jugando al fin y al cabo.

Si logramos captar la atención del pequeño no creo que tardes mucho en ver cómo tu hijo quiere preparar el mismo juego para ti, agudizándose entones la capacidad de redactar y de leer.

También es muy positiva la lectura de cuentos adaptados a su edad, o añadir subtítulos a las películas o serie de dibujos preferida. Hay que tener en cuenta que los niños adoran ver cosas repetidas, sea películas, dibujos, les encanta verlos una y otra vez. Nosotros aprovecharemos esta situación para intentar despertar en el niño las ganas de saber qué dicen esas letras.

La metodología tradicional optaba por el aprendizaje de la lectura a partir del método silábico. Es decir el típico la “m” con la “a” “ma”, la “m” con la “a” “ma”, entonces, “ma-ma”. Quien no recuerda el fantástico Micho.

Tan pequeño y tan lleno de posibilidades

Aprender a leerPero aunque parece difícil conseguir que un niño pequeño aprenda rápidamente a leer, es posible, basta con saber incentivarle correctamente y dejarle un poco desenvolverse. Es necesario transmitirle al niño autonomía e independencia.

Si llegamos a la meta le estaremos ofreciendo a nuestro hijo una seguridad total frente a los nuevos retos que se enfrentará o enfrenta en el colegio. Es lo que se siente al ver que lo que se imparte en el cole ya él lo sabe, lo domina. Le hará sentir importante, listo frente a los demás, con la consecuente motivación para el estudio y sobre todo la ganancia en autoestima que eso supone.