Un vestido, una princesa

Tener una hija para una madre es una sensación especial, igual que un hijo, aunque el hecho de que sea niña te ilusiona de distinta forma, porque en cierto modo quieres recrear escenarios similares a los que cuando eras niñas.

Jugar a las casitas, entusiasmarte vistiendo muñecos, jugar a tomar el té, maquillarte, cosas que no suelen atraer demasiado a los niños serán del interés directo de una niña.

 

Ropa para niñas

Vestidos niñaLa ropa de las niñas también es diferentes, puedes conseguir que un chico esté adorable, guapísimo, esté rompedor y puedes conseguir una princesita con un vestido de niña.

Existen muchas teorías acerca de por qué hay más variedad en ropa de niña que en ropa para niño, yo prefiero pensar que evidentemente debe haber más ropa porque las niñas pueden vestir con pantalón y también con vestidos, faldas, leggins, algunas prendas no las usan los chicos, y eso al final se nota y mucho.

Cuando compres ropa para niños asegúrate de que es de calidad, en primer lugar la utilización de materiales antialérgicos evitarán que tus hijos tengan problemas en la piel, esa es la primera razón por la que deberías elegir ropa con cierta calidad.

Además piensa que siempre puedes darle un uso futuro, para otro hermanito o hermanita, para algún sobrino, para una amiga.

 

Elige calidad

Vestidos niñasCuando compras ropa de mercadillo, al cabo de 2 lavados la tienes que renovar, no te gusta mucho ponérsela para salir a la calle y cuando se le queda pequeña, al final decides tirarla. No merece la pena tener algo que en tan poco tiempo dejará de gustarte.

Está claro que no todas las economías pueden permitirse comprar ropa de boutique para niños a diario, pero si se puede adquirir algunos modelos para eventos especiales, fiestas, bodas, bautizos. Los vestidos para las niñas son irresistibles, están tan guapas, que al probárselo te dará pena incluso que se lo quite.

Vestir a nuestros hijos forma parte de nuestro disfrute como padres, verles guapos, hacerles sentir guapos refuerza también su autoestima, les aporta seguridad, se sienten mejor.

Apuesta por tus hijos.