Psicólogos Bilbao: el bebé chupa dedo

Algunos padres le preguntan a los Psicólogos Bilbao: ¿por qué un bebé chupa dedo? Este hábito lo realizan algunos mucho antes de nacer, comprobado por distintas ecografías realizadas a las madres y es muy normal hasta los dos años aproximadamente, donde todavía se manifiesta este reflejo de succionar.

Esto proporciona seguridad y de alguna manera hace que establezcan contacto con el entorno donde se encuentran. Adicionalmente, les enseña a succionar que es una acción imprescindible para el amamantamiento. La mayoría de los bebés dejan de chuparse sus deditos por sí mismos, sin embargo, luego de los dos años no es recomendable según los pediatras y psicólogos que prolonguen está acción.

Además, de dañar la dentadura, existen problemas hasta de otitis producida por esta succión. Pero este simple comportamiento infantil, podría resultar todo un problema a la hora de evitar esta costumbre. Muchos bebecitos se hacen mayorcitos (e incluso adultos) y todavía mantienen el dedo en la boca.

¿A quién recurrimos como apoyo para lograr eliminar este hábito? Los Psicólogos infantiles pueden ayudarle en este sentido. Ofreciéndole adecuadas herramientas para que su hijo pueda dejar por completo esta costumbre. Entre los consejos se encuentra:

  • El primer paso es asociar el momento preciso en que lo hace, por ejemplo, cuando ve televisión, a la hora de dormir, cuando está jugando solito o si está muy aburrido. Esto es importante para verificar en qué momento del día lo realiza, por qué y por cuánto tiempo.
  • Si lo hace por aburrimiento o inactividad, se debe tratar de mantener sus manitos ocupadas con algún juguete, pintura o plastilinas (si están en la edad) o ponerle música, ponerlo a bailar, cualquier cosa que lo entretenga y lo saque del fastidio.
  • Jamás, le grité o dé castigos violentos para eliminar este hábito, lo único que logrará es hacerlo inestable, ansioso y temeroso, nunca se deben realizar estas acciones contra los niños.
  • Si usted lo motiva con algún tipo de recompensa por el tiempo que deje de chuparse el dedo (tipo juego), se sentirá motivado para evitar hacerlo.

Existen diferentes recomendaciones, intenté con algunas y si no lo logra busqué a un especialista para una mejor orientación.

Psicólogos Bilbao